DUREZAS Y CALLOSIDADES

El término de "Callo", científicamente llamado heloma, hace referencia a un engrosamiento de la piel, compuesto por células muertas queratinizadas, producida en zonas de roce o fricción.

El callo o heloma es la respuesta del tejido epitelial a la agresión en forma de roce o presión. La velocidad de formación, va implícita a la agresión que se ve sometida la piel. La formación de células de un callo, es normal, se trata de un aumento en respuesta a la de protección a una zona de fricción contínua.

Por tanto el callo es un proceso natural y no un mecanismo patológico.

El mecanismo de producción es idéntico en el callo al de la callosidad (hiperqueratosis), solamente que el callo está sujeto a mayor presión en un punto determinado, este punto es el que diferencia el callo de lo que habitualmente llamamos dureza o hiperqueratosis.

El dolor del callo está producido por la presión en un punto sobre determinados nervios.

La presencia de glándulas sudoríparas o sebáceas y de nervios en la zona le dan al callo un aspecto diferente, por tanto clasificamos en:

- Callo duro: Su aspecto es vítreo y translúcido color amarillo sucio, tiene manchas oscuras o negras, se suele localizar en el dorso de los dedos, en las articulacions o debajo de las cabezas metatarsales.

- Callo blando: Es el que se localiza en los espacios interdigitales, donde se acumula el sudor, por falta de evaporación, su aspecto es blanquecino, macerado. Los bordes de este callo hacen un anillo duro que coincide con la articulación interfalángica. Es muy doloroso y casi siempre hay una exóstosis (crecimiento anormal del hueso) que favorece la presión en el dedo vecino, formando el heloma que se llama vulgarmente "ojo e gallo", pues su núcleo es rojo y redondo.

- Callo vascular: Si aumenta la intensidad de presión, se puede romper algunos capilares, saliendo una mínima cantidad de sangre, hacia el espacio celular del callo.

- Callo neurovascular: Suelen aparecer en personas con la piel excesivamente fina y se caracteriza por la presencia de papilas vascularesy nerviosas, es doloroso incluso estando en situación de reposo, su localización es siempre en zonas de mucha carga.

Síntomas:

Dolor al caminar, al calzarse, aparición de piel endurecida brillante amarillenta en cualquier parte del pie, bultitos blandos entre los dedos, con dolor lacerante y muy agudo en ciertos casos.

Tratamiento:

El tratamiento convencional es la quiropodia realizada por podólogos con instrumental de corte. Se deslamina las capas de hiper-queratosis y se extrae el núcleo (clavo) si existe.